El verdadero coste de no reemplazar un diente faltante

El verdadero coste de no reemplazar un diente faltante

La mayoría de las personas son conscientes del impacto que la falta de dientes tiene en nuestra apariencia.

La falta de dientes puede hacer que nuestros rostros parezcan hundidos, envejecidos y reducir nuestra confianza. Pero, ¿se ha preguntado alguna vez sobre las implicaciones para la salud de no reemplazar un diente perdido?

La pérdida de dientes ocurre por una variedad de razones diferentes, incluyendo caries, infección, desgaste, trauma y enfermedad de las encías.

Cualquiera que sea la razón de la pérdida de un diente, el impacto en su vida es a menudo significativo.

Además de la apariencia, existen otros problemas reales si decide no reemplazar un diente perdido.

Hemos recopilado una lista de riesgos potenciales para ayudarle a entender mejor la importancia de reemplazar su diente perdido:

Pérdida de hueso

Uno de los riesgos más significativos relacionados con no reemplazar un diente perdido es la pérdida de hueso (reabsorción ósea).

La pérdida ósea ocurre después de que un diente se pierde o se extrae porque las raíces del diente ya no están en el maxilar, dejando un vacío.

Con el tiempo, la reabsorción ocurrirá y el hueso comenzará a disminuirse. Si el diente que falta no se reemplaza, notará que la forma de su cara cambiará gradualmente y que sus labios pueden parecer asimétricos y hundidos.

Desafortunadamente, la reabsorción ósea no sólo afecta al diente que falta, sino también el de los dientes vecinos. Al no reemplazar inmediatamente un diente perdido, la capacidad de proporcionar una prótesis, puente o implante exitoso a menudo se ve comprometida debido a la pérdida de hueso.

Dientes a la deriva

Si los dientes perdidos no son reemplazados inmediatamente, esto puede generar que los dientes circundantescomiencen a moverse, cerrando espacios, inclinándose o extruyendose los antagonistas, cambiando los planos de oclusión y en consecuencia produciendo interferencias y fuerzas nocivas para los dientes subyacentes.

La movilidad o migración de los dientes puede hacer que su mordida cambie, llevando a que se presente dolor muscular y disfunción de la articulación temporomandibular (problemas con la articulación de la mandíbula).

Forzar la masticación

En un intento por evitar morder y masticar en el área donde faltan uno o más dientes, lo más probable es que comience a usar en exceso otros dientes al comer.

Por ejemplo, si un diente o dientes fueron extraídos en el lado derecho de su boca, usted comenzaría a usar más el lado izquierdo de su boca. Las fuerzas de masticación desiguales causarán un desgaste diferente y dolores a nivel articular por el desbalance de los musculos masticatorios.

Reducción de la capacidad para hablar claramente y comer ciertos alimentos

Un riesgo de no reemplazar un diente perdido es la disminución de la capacidad de hablar con claridad y de comer ciertos tipos de alimentos.

Dependiendo del diente o dientes que falten, puede ser difícil morder y masticar ciertos alimentos. Eventualmente, esto puede llevar a una disminución en la digestión de los alimentos que indirectamente afectarán a su salud gastrointestinal y a una nutrición deficiente.

Si faltan ciertos dientes (como los de la parte de adelante) también puede afectar su capacidad para hablar correctamente. Pronunciar ciertas palabras puede ser difícil.

Reducción de la autoestima

La reducción de la confianza es a menudo el efecto emocionalmente más perjudicial de la pérdida de un diente.

Si se puede ver un diente perdido cuando usted sonríe, habla o come, puede comenzar a evitar realizar cualquiera de estas actividades en público. Esto puede afectar su vida social, su trabajo y sus relaciones.

Dependiendo de su edad, trayectoria profesional y estado de relación, el costo de la pérdida de un diente a lo largo de su vida puede aumentar si no está seguro de poder sonreír, hablar o comer frente a otras personas.

Opciones y soluciones

Aunque los riesgos potenciales de no reemplazar un diente o dientes perdidos son grandes, somos lo suficientemente afortunados como para vivir en una sociedad en la que las opciones de reemplazo están fácilmente disponibles. Hay varias opciones a considerar, incluyendo prótesis fijas o removibles, siendo la opción más actual y duradera,  los implantes dentales.

 

En OIE Dental Dr Diego Uribe Echevarría, ofrecemos una amplia variedad de opciones para reemplazar los dientes perdidos. Nuestros expertos ofrecen una amplia gama de opciones de restauración, desde prótesis  postizas hasta implantes dentales de carga inmediata.

Ofrecemos implantes dentales con un plan de financiación único a 24 meses sin intereses, y el tratamiento será llevado a cabo por un equipo de expertos, y planificación digital que asegura que usted reciba un tratamiento preciso, funcional y estéticamente sostenible.

 

Si le falta un diente (o dientes), y le gustaría conocer la variedad de opciones disponibles para usted, le ofrecemos una consulta gratuita en Clínica Dental Uribe Echevarría. Reserve su cita, llame a nuestro equipo de atención al 931 146 689.

 

Juntos, trabajaremos por su sonrisa.

Categorías blog

Deja un comentario

1
Hola
en que podemos ayudarle?
Powered by
Share This